Asozumos
 
 
buscar
Búsqueda en los contenidos de la web

Entrevista a José Jordão

Presidente de AIJN - European Fruit Juice Association y Director de Sumol+Compal 

José Jordão

1.    ¿Podría decirnos, a grandes rasgos, cuál ha sido el comportamiento del consumo de zumos y néctares en Portugal durante la crisis generada por la COVID-19?

Los datos disponibles corresponden a finales de marzo.

Aunque el consumo ya mostraba signos de una disminución, de casi un 10% durante el primer trimestre; la crisis realmente comenzó a sentirse en el mes de marzo, con resultados muy negativos que cayeron en un 30%, con comportamientos muy diferentes según el tipo de consumo

  • el consumo en el hogar aumentó en un 2%
  • el consumo fuera del hogar disminuyó en un 16%
  • y el consumo en Horeca cayó un 50% solo en marzo, con marcadores que apuntan a caídas aún mayores en abril y mayo. Y es que, debido al cierre de este sector durante la pandemia, se estima una caída de más del 70%. Cifras muy preocupantes para nuestra industria.

 

2.    Al igual que en España, el turismo y la hostelería son dos sectores fundamentales de la economía portuguesa. ¿Cómo afrontan este verano 2020 y cuáles son, en su opinión, los principales desafíos y medidas necesarias a adoptar?

Las perspectivas no son buenas.

El sector se enfrenta a una crisis sin precedentes. Creo que no podemos ser optimistas debido a los impactos de la pandemia.

El encierro obligatorio de casi dos meses, ha generado cambios de comportamiento cuyo impacto anticipamos será adverso a la recuperación del consumo, incluyendo el periodo estival. De hecho, los negocios de Horeca dependen de la afluencia de turistas que generan un consumo interno significativo, y me temo que este consumo estacional puede no suceder.

La prolongación de las medidas de distanciamiento físico que mantienen los gobiernos, no ayudan a la predisposición a viajar. En mi opinión, estas medidas restrictivas evitan que los turistas europeos tengan deseos de irse de vacaciones fuera de sus países.

Son malas noticias para los agentes del canal Horeca, que no parece puedan hacer mucho para mitigar esta situación. El sector depende menos de sí mismo y más del gobierno.

No podemos ser optimistas porque me temo que las medidas que se implanten finalmente, serán escasas y tardías para las necesidades de las que estamos hablando. Por ejemplo, en Portugal, el gobierno ha aconsejado a los portugueses a que se tomen sus vacaciones dentro del País. Pero, aunque esto ocurriera, el turismo interior sería insuficiente para reequilibrar la balanza.

3.    Como presidente de AIJN, ¿cuáles diría que son los desafíos generales de la Industria de zumos a nivel europeo?

Creo que hay dos desafíos radicalmente diferentes. Lo que viene antes de Covid-19 y lo que sucederá después de la pandemia.

  • Me refiero a las amenazas a la reputación de la categoría de zumos y néctares, que continúa viéndose afectada por las malas noticias de los medios. La industria, con el programa Fruit Juice Matters comenzó a mitigar parcialmente esta situación, gestionando muy bien los ataques y reequilibrando la conversación con los profesionales de la salud. Por lo que considero que esta iniciativa tendría que continuar si queremos recuperar la credibilidad de la categoría y sentar las bases para la recuperación del consumo, un consumo que ya estaba disminuyendo antes de Covid-19.

  • Sin embargo, el segundo desafío es más complicado, porque se trata de un problema estructural que afectará a toda la economía. Nadie puede predecir qué sucederá con el consumo. Pero el impacto de la pandemia sobre el cambio en los hábitos de consumo, será fuerte, por: la disminución significativa de los ingresos, la situación general de Expediente de Regulación de Empleo Temporal y desempleo y, en consecuencia, por la retracción inevitable del consumo privado que, situaciones anormales como esta desafortunadamente producen.
    La acumulación de deudas privadas, el miedo a quedarse sin dinero y la inseguridad en general llevarán a muchas personas a contener sus gastos. Anticipo que todos reduciremos el gasto discrecional.

El crédito al consumidor empeorará. Y preguntas tales como: ¿Vamos a comprar una casa? ¿Vamos a comprar un coche? ¿Salimos a cenar? probablemente tendrán respuestas negativas que no sólo pueden impedir la tan deseada recuperación económica, sino también provocar el efecto dominó resultante de la caída de las ventas.

Las consiguientes reducciones de costos, más desempleo, menos consumo, de nuevo descensos de ventas, en un círculo vicioso que sólo una ayuda financiera sin precedentes puede evitar.

La información que nos llega de Alemania indica que todas las tiendas han reabierto hace un mes y los restaurantes están completamente vacíos. Casi nadie compra nada. Todos están preocupados y cautelosos. Y esto es en Alemania, donde el desempleo ha aumentado solo 1%. Y la probabilidad de una retracción aún mayor en los países del sur es alta.

En resumen, vamos a depender de la ayuda financiera masiva que la Comisión Europea ya está proporcionando, pero que tendrá que reforzar para evitar una depresión económica de consecuencias impredecibles. Sin una respuesta financiera adecuada, la crisis económica será grave y, sobre todo, podría desembocar en consecuencias irreversibles a nivel social.

4.    ¿Cuáles diría que serán las principales líneas de trabajo de AIJN para los próximos meses?

Actuaremos en dos frentes.

  • Externamente, seguiremos trabajando duro, preparándonos para la defensa de los intereses de la industria ante posibles desarrollos legislativos como un sistema de etiquetado nutricional frontal.
    El compromiso de las asociaciones nacionales, de las que me permito destacar a Asozumos, será decisivo para encontrar el mejor plan de Public Affairs.

La contribución de la ciencia y, específicamente, de nuevas evidencias científicas que apoyen los aspectos positivos de nuestros productos serán, como siempre he dicho públicamente, la mejor herramienta para el éxito. Por lo tanto, las empresas del sector tendrán que saber que el camino para mejorar la credibilidad de la categoría es largo, y aún más difícil cuando no se está de acuerdo en la importancia vital de realizar la inversión necesaria para la mejor herramienta de defensa posible: la investigación científica.

  • En el frente interno, es urgente que reflexionemos sobre el futuro de la AIJN. ¿Qué asociación europea necesitamos para superar los desafíos de un mundo más complejo, que cambia rápidamente y de forma impredecible?
    Serán muchos los modelos de negocio que queden obsoletos como resultado de las nuevas tecnologías digitales. El 5G revolucionará cómo gestionamos nuestras empresas y negocios, cómo trabajamos, cómo vivimos y cómo nos divertimos en nuestro tiempo libre.

Estos cambios también tendrán implicaciones en la forma en la que nos asociamos institucionalmente para defender los intereses de la industria. Para pensar en un futuro colectivo, es necesaria la participación de las asociaciones nacionales, éste es un paso indispensable hacia el éxito de la reflexión estratégica que promoveremos.

Darse alta y baja en el boletín electrónico
zumo de fruta fruit juice