Asozumos
 
 
buscar
Búsqueda en los contenidos de la web
Ciencia Ciencia

Últimos estudios sobre el consumo de zumo de fruta

Publicación en BMC Nutrition de un estudio longitudinal sobre el consumo de zumo de fruta durante años preescolares y la posterior calidad de la dieta y revisión sistemática sobre la relación entre el consumo de fruta y verduras y salud mental en adultos publicada en Nutrients

zumo estudios

Publicación en BMC Nutrition de un estudio longitudinal sobre el consumo de zumo de fruta en la edad preescolar y la posterior calidad de la dieta y del índice de masa corporal

Se ha publicado recientemente en BMC Nutrition un estudio longitudinal sobre el consumo de zumo de fruta en la edad preescolar y la posterior calidad de la dieta y del índice de masa corporal.

El objetivo del presente estudio fue determinar la asociación entre el consumo de zumo de frutas durante el período preescolar y su impacto a lo largo de la infancia y adolescencia en cuanto a la ingesta total de fruta, calidad de la dieta, probabilidad de cumplir con las recomendaciones dietéticas actuales y el índice de masa corporal.

Para llevar a cabo el estudio, fueron recolectados los datos de 100 niños previamente inscritos en el Framingham Children’s Study (niños de entre 3 y 6 años), a los que se les realizó un seguimiento durante 10 años.

Los datos dietéticos se recopilaron anualmente utilizando registros de dieta diaria y el cumplimiento de las recomendaciones dietéticas se estimó en base a las Directrices dietéticas 2015–2020 para los estadounidenses. Así mismo, la calidad de la dieta se midió utilizando el índice de alimentación saludable (HEI).

En cuanto a los resultados:

  • Se observó que los niños en edad preescolar (3-6 años) que bebieron un vaso de zumo de fruta al día consumieron más cantidad total de fruta y fruta entera durante la adolescencia (14-18 años).
  • El Índice de Alimentación Saludable durante la adolescencia para los niños con ingestas mayores de zumo de fruta en edad preescolar fue casi 6 puntos más alta que aquellos con la menor ingesta de zumos de fruta. 
  • En el caso de los niños en edad preescolar que consumieron <0.5 vasos de zumo de fruta al día se observó una disminución brusca de la ingesta de fruta entera durante la infancia en comparación con los niños en edad preescolar que consumieron 1 ó más vasos de zumo al día que tuvieron ingestas estables de fruta entera durante la infancia.
  • Aquellos niños que consumieron ≥0.75 vasos de zumo de fruta al día durante el preescolar (en comparación con menos) fue 3,8 veces más probable que cumplieran con las pautas dietéticas para la ingesta de fruta entera durante la adolescencia.

GRÁFICA 1
GRÁFICA 2
GRÁFICA 3
GRÁFICA 4
GRÁFICA 5

Este estudio concluye por tanto que el consumo preescolar de zumo de fruta 100% está asociado con efectos beneficiosos en la ingesta de fruta entera y la calidad de la dieta sin tener ningún efecto adverso sobre el índice de masa corporal durante la infancia y adolescencia.

Para más información, pueden consultar el estudio.

Publicación de la revisión sistemática sobre la relación entre el consumo de fruta y verduras y salud mental en adultos: “Fruit and Vegetable Intake and Mental Health in Adults”

El papel de una dieta adecuadamente equilibrada en la prevención y el tratamiento de los trastornos mentales ha sido cuestión de análisis en diversas ocasiones y por lo tanto el rol de las frutas y verduras que, por su alto contenido de nutrientes, pueden ser importantes en el caso de transtornos depresivos.

Recientemente, se ha publicado en la revista Nutrients una revisión bibliográfica de estudios científicos disponibles que analiza la asociación entre la ingesta de fruta y verduras y la salud mental en adultos.

Objetivo de la publicación:

El objetivo del estudio fue realizar una revisión sistemática de los estudios observacionales que analizan la asociación entre la ingesta de frutas y verduras y la salud mental en adultos.

Métodología:

La búsqueda se ajustó a las pautas establecidas para revisiones sistemáticas y metaanálisis (PRISMA), y la revisión se registró en la base de datos del Registro internacional de revisiones sistemáticas (PROSPERO). Se realizó una búsqueda de estudios observacionales publicados hasta junio de 2019 en las bases de datos de PubMed y Web of Science, seguido de una búsqueda manual adicional de publicaciones realizadas mediante el análisis de las referencias correspondientes.

Con respecto a la ingesta de frutas y/o vegetales, se incluyeron estudios que evaluaron la ingesta de frutas y/o vegetales, o sus productos procesados ​​(por ejemplo, zumos de fruta), como una medida expresada en gramos o como el número de porciones. Los estudios que evaluaron los patrones dietéticos generales no se incluyeron en el presente análisis.

Con respecto a la salud mental, se incluyeron los estudios que evaluaron todos los aspectos de la salud mental tanto en participantes sanos como en sujetos con problemas de salud, pero se excluyeron los realizados en grupos de pacientes con discapacidad intelectual, demencia y trastornos alimentarios. Para evaluar el sesgo, se aplicó la Escala de Newcastle-Ottawa (NOS).

Un total de 5911 estudios fueron extraídos de forma independiente por 2 investigadores y verificados si cumplían con los criterios de inclusión mediante un procedimiento de 2 etapas (basado en el título, basado en el abstract). Después de revisar el texto completo, se seleccionaron un total de 61 estudios fueron seleccionados.

La publicación realiza una síntesis narrativa de los hallazgos de los estudios incluidos, que se estructuraron en torno al tipo de resultado. Los estudios incluyeron principalmente la depresión y los síntomas depresivos, pero también otras características que van desde el bienestar general y mental, calidad de vida, calidad del sueño, satisfacción con la vida, estado de ánimo, curiosidad, creatividad, optimismo, autoestima. Se analizó la estima, el estrés, el nerviosismo o la felicidad, la ansiedad, los trastornos psiquiátricos menores, la angustia o el intento de suicidio.

Conclusiones:

Los resultados más destacados indicaron que la alta ingesta total de frutas y verduras, y algunos de sus subgrupos específicos, como los frutos rojos, los cítricos y las verduras de hoja verde, pueden promover mayores niveles de optimismo y autoeficacia, así como reducir el nivel de angustia psicológica, y protección contra los síntomas depresivos.

Sin embargo, debe indicarse que los estudios incluidos se realizaron utilizando diversas metodologías y en diferentes poblaciones, por lo que sus resultados no siempre fueron lo suficientemente comparables, lo cual es una limitación.

En conjunto, se puede concluir que las frutas y/o verduras, y algunos de sus subgrupos específicos, así como las frutas y verduras procesadas, parecen tener una influencia positiva en la salud mental, como se afirma en la gran mayoría de los estudios incluidos. Por lo tanto, la recomendación general de consumir al menos 5 porciones de frutas y verduras al día puede ser beneficiosa también para la salud mental.

Para más información, puede consultar la publicación on-line.

Darse alta y baja en el boletín electrónico
zumo de fruta fruit juice